La Crisis 2011. ¿y Costa Rica qué?

Colaboración de Leonardo Jiménez R. (planetagris.net)

La crisis actual de Costa Rica se presenta como un problema de liderazgo o en palabras del ex-presidente Arias de “falta de claridad intelectual” por parte de Laura Chinchilla. Lo cual nos pone en una situación un poco desesperada de rompimiento de la integridad misma del gobierno que limita tristemente los próximos tres años del actual gobierno a un mero trámite, durante el cual se espera la llegada del mesías que nos saque del estancamiento. Muy costarricense, muy al estilo de lo ocurrido con el estancamiento del gobierno de Abel Pacheco y la llegada de Arias de vuelta a la silla presidencial.

No obstante, hay que saber distinguir, ya que el verdadero problema no es de liderazgo, Laura no está ahí por ser una reconocida líder, sino que es una falla estructural. Es decir, nadie en la situación actual puede salir con mejor cara (cara puede que no sea la palabra apropiada). El asunto es que no hay una sola decisión fácil. Las propuestas alternativas son limitadas y si queremos avanzar hay que entender por qué esto es así. Los años que vienen son difíciles y si queremos sobrevivir como país y tener un futuro luego de que se aclaren los nublados del día, el trabajo que viene es arduo.

El problema actual es de orden económico por no decir financiero pero se ha movido al ámbito político, llamémoslo problema de la economía política. “La economía política, considerada como una rama de la ciencia del legislador, propone dos distintos objetos: primero, proveer abundante ganancia o sustentación a la gente, o más apropiadamente habilitarlos a ellos para que provean tal ganancia o sustentación para sí mismos; y segundo, suplir al estado o mancomunidad con la ganancia suficiente para los servicios públicos” – Adam Smith

Estos dos puntos nada más y nada menos son los que nos complican los próximos años, tenemos un país con un estado desfinanciado, y un pueblo desincentivado y sin seguridad de que nuestro tejido institucional pueda seguir protegiendo nuestro destino colectivo.

Crisis en EEUU

Podemos encontrar las raíces de este problema mucho más atrás pero empecemos por las razones obvias. La crisis en EEUU se generó como sabemos de las hipotecas “subprime” que fueron empaquetadas como instrumentos financieros con un alto nivel de abstracción. Es decir, había muy poca relevancia de lo que estaba ocurriendo en el mundo real (pagos y capacidad de pago de las personas dueñas de las casas) y la forma en que se manejaban en las grandes carteras de inversión. La abstracción se basa en que el precio de las casas siempre sube (lo cual es cierto en términos generales) pero que a la larga probó ser una verdad a medias (si la economía productiva no crece lo suficiente para que la gente pueda comprar todas las casas que se construyen, entonces el precio de las casas no se puede mantener porque hay más oferta que demanda).

La solución al problema gigantesco que se extendió por el mundo fue intervenir los mercados y solventar a las instituciones financieras para asegurarse que el mundo como lo conocemos siguiera su marcha. El éxito de esta medida fue bastante bueno pero tuvo dos efectos colaterales, primero desfinancio a los estados nacionales y segundo generó la desconfianza tanto de los economistas como de los políticos. Unos por generar el problema y otros por salvarlos.

La queja por supuesto tiene que ver mucho menos con que los salvaron y mucho más que ver con todas las actividades económicas que aún no se levantan después de la crisis pero odiar al mal no es tan fácil como odiar a los políticos y a los millonarios.

El desempleo sigue alto, aunque hay una gran demanda de trabajadores. El problema es que donde se destruyeron más trabajos son actividades altamente mecanizables y actividades que no se pueden recuperar como la construcción (hay ya mucha vivienda construida que aún no genera suficiente demanda para el crecimiento de la construcción de nuevas viviendas). El desempleo nace de la total ausencia de alineación entre las pérdidas de trabajo y las actividades que se activaron: la ingeniería (especialmente en Sylicon Valley y en general los sistemas de red y todo el ecosistema de celulares inteligentes) y la ciencia (principalmente en investigaciones financiadas por el estado para energías renovables, manejo inteligente de energía y el aeroespacio con la transición de la NASA al sector privado)

El problema para Costa Rica es que si no se fortalece el empleo, la demanda en EEUU no va a crecer según lo esperado y veremos de nuevo un efecto dominó sobre nosotros.

Efecto de la crisis sobre Costa Rica

Muchos de estos mismos efectos los podemos ver en Costa Rica también y otros son resultados del cambio en el manejo de los mercados internacionales. Pero el resultado en macro es el mismo, se recuperó ímpetu en la contratación pero los trabajadores desocupados no tienen la misma composición que la que necesita el mercado. La mayor cantidad de empleos que se perdieron fueron en agricultura, construcción y en turismo. Es decir trabajos en la periferia y por el contrario se generaron trabajos nuevos de oficina.

El turismo es un caso muy particular pues es una actividad que se extiende a lo largo y ancho del país y abarca a una gran población de pequeños empresarios, en su mayoría familias. El efecto de la crisis se da a través de la caída del turismo durante dos años, esto cambió la composición de las empresas de turismo y el escenario actual es de muchas menos empresas mucho más grandes que logran ganancias en volumen, lo cual mejora la competitividad pero disminuye la cantidad de personas que viven de la actividad turística. Esto respaldado por ICT que pasó de tener 20 personas en la Dirección de Microempresa Turística en 1991 a cerrarla en 2006, para pasar a apoyar con incentivos económicos y exoneraciones impositivas a grandes empresas internacionales para que se instalaron en el país (con ello se mejoraron los números macroeconómicos de Costa Rica en el rubro de Inversión Extranjera Directa). Sin juzgar si este modelo es beneficioso lo que me interesa recalcar es que hay un cambio en la composición laboral del turismo (las prostitutas de los casinos no cotizan para la CCSS).

Luego viene otro gran sector, la agricultura. La agricultura sufrió por dos lados: la demanda externa bajó y por otro lado se perdió la competitividad artificial que generaba la constante devaluación del colón con el sistema de minidevaluaciones (si se vende en dólares y se paga un mes después en colones, los salarios y demás gastos dentro de Costa Rica, son siempre menores, lo cual se registra en libros como un incremento de la ganancia). Esto generó presiones insostenibles para muchas actividades con un alto nivel de necesidad de mano de obra como los cultivos de plantas ornamentales, flores y frutas como las naranjas. Esto desincentivo este tipo de empresas y por el otro lado crecieron exponencialmente cultivos como la piña y el banano que son bastante industriales, lo cual también disminuyó la mano de obra inscrita en agricultura. Además, al quebrar empresas se pierde mucho en el camino, la CCSS se llena de deudores con cuentas incobrables (ya que las sociedades quebraron) y los trabajadores entran al subempleo pues pasan a cultivos que son estacionales y dependen menos de mano de obra constante y fiel.

Finalmente, la construcción perdió ímpetu. Más que ímpetu perdió rumbo. En 2007 el rumbo era claro, hacer todas las casas y condominios que se pudieran para vendérselas a lo que un amigo llama el “gringo mágico”. El “gringo mágico” andaba por todo el país comprando propiedades que hacía tan solo unos años no valían nada por cantidades exorbitantes de millones de dólares. El entusiasmo por la llegada del “gringo mágico” se respiraba en todos los rincones del país y con razón porque parecía que el “gringo mágico” tenía plata para todos. Los médicos, abogados, arquitectos y diseñadores hicieron valijas hacia Guanacaste y Jacó para ganarse una tajada de ese pastel que tenía el “gringo mágico” preparado para todos y entonces justo cuando el mundo parecía un lugar bello y lleno de oportunidades, cayó la crisis, el “gringo mágico” no solo dejó de venir sino que dejo de pagar lo que debía y puso a todos a sudar de nuevo sin el aire acondicionado que traía consigo. Todos retornaron a San José para seguir ganando lo que el “tiquillo pobre” puede pagar para su humilde casa y su salud. Pero más allá de lo anecdótico la situación de la construcción cambió en forma posiblemente permanente. El crecimiento volvió a la ciudad y la periferia aún no se recupera. Aún en el segundo trimestre de 2011 el Banco Nacional presentó números particularmente negativos como consecuencia de obras inmobiliarias hechas en el frenesí de la construcción. El número de trabajos en construcción posiblemente no vuelva a experimentar el crecimiento de esos años y mientras crece de nuevo lentamente se mantendrán muchos sub empleados con los camarones que les salgan por ahí (1).

El mejor trabajo que ha hecho Costa Rica es venderse, y venderse “en puta”, porque tenemos una de las diez mejores agencias de promoción del mundo. Al país han entrado gran cantidad de empresas que generar empleos muy bien pagados a aquellas personas que están calificadas. Esto nos hace sentir valiosos e integrados al mundo globalizado pero lo cierto es que el capital es caprichoso y Costa Rica es un país que envejece rápidamente (2). Además que al igual que en EEUU se está generando empleo que no coincide con la gente que está desempleada. La gente que trabajó en las maquilas de ropa que se fueron a China, Nicaragua y Honduras no puede tomar los puestos que está abriendo Intel. Ni la gente que estaba cortando caña va a trabajar en un Call Center. La Costa Rica post crisis puede parecer mejor para muchos de nosotros pero para otros tantos es un panorama desolador y que no debe ser olvidado pues genera división, la sociedad se fragmenta y nos cuesta aceptarlo. Pero los hechos están ahí y seguirán empeorando a través de la criminalización de todo un estrato social de excluidos y de sedientos oportunistas que buscan a través del robo, la droga y el lavado subir en la escalera social o morir en el intento.

Respuestas a la crisis

Antes de hablar de las respuestas a la crisis durante el gobierno de Arias, recordemos el panorama que tenía el entonces gobierno. En el 2008 se contaba con un superávit de 90000 millones de colones nunca antes visto en las finanzas públicas y aún mejor con tendencia al alza. Todas las predicciones de Arias el salvador de Costa Rica estaban siendo demostradas como ciertas (hay algo interesante en la economía, la percepción es poderosa, aun si fuera una percepción tergiversada, esta causa un efecto real sobre el estado de la economía). Sin importar qué se piense de Arias el 2007 fue un gran año para la economía y Costa Rica a pesar de estar gobernada por la derecha tomó decisiones bastante onerosas buscando repartir equitativamente esta riqueza (como el plan Avancemos, posteriormente visto como el mayor logro del gobierno de Arias aunque en el momento no fue visto con tanta importancia).

Quizás se pasó de las manos esta generosidad pues se crearon gastos que perdurarán por mucho tiempo y que dadas los condiciones actuales son insostenibles.  Dos de los escuderos de Arias, Leonardo Garnier y Eduardo Doryan tomaron su popularidad y la invirtieron en proporcionar salarios más justos en sus respectivas instituciones. Por un lado Garnier firmó un cheque por 77000 millones de colones a sus agremiados y por el otro lado Doryan duplicó el gasto en planilla de la CCSS. ¿Qué se le puede reclamar a estos dos hombres? ¿Será que lo que hicieron fue incorrecto? Posiblemente sí se equivocaron pero se equivocaron de la manera más noble, gestando un gasto extraordinario para que las familias que dependen de un salario del gobierno puedan tener una vida digna. No sé qué decir, ante este hecho, las cosas salieron de la peor forma pero quién de nosotros no habría hecho lo mismo. Posiblemente se necesitaría ser un máster economista (Garnier) o un máster en administración pública con un doctorado en política económica de Harvard (Doryan) pero quién sabe si eso será suficiente. Más allá de sus agendas personales, las decisiones de este par de hombres tienen consecuencias difíciles de olvidar pues ponen al gobierno de Costa Rica entre la espada (no se puede retractar de los aumentos) y la pared (no tiene dinero para costearlos).

Posterior a la bonanza vino la crisis y con ella el plan escudo que personalmente fomentó Oscar Arias y que en alguna medida palió el sufrimiento de las consecuencias de la crisis. Entre las medidas más notorias están:

  • Aumento del 15% en las pensiones del régimen no contributivo de la CCSS (el problema de esto es que el gobierno no tiene dinero para pagarlas y ahora el gasto se traslada directamente y por tiempo indefinido a la caja de los trabajadores que si cotizaron para su pensión y su salud, concertando la crisis actual de la CCSS)
  • Pasar de 132.000 jóvenes (17.000 graduados) con becas Avancemos a 150.000 beneficiarios (si hacemos el cálculo son decenas de miles de millones de colones cuyo beneficio es discutible pero añaden un peso más a las finanzas públicas)
  • Intentó fallidamente modificar el código del trabajo para contabilizar el escenario de crisis económica (hubo ideas interesantes al respecto pero es un asunto tan delicado como cambiar la Constitución Política)
  • Fomentó el incremento en las actividades del INA (difícil de medir cuánta diferencia hay en el INA por la crisis pero la educación técnica es siempre valiosa a mediano plazo)
  • Capitalizó a la banca pública con 120 millones de dólares a cambio de la baja en las tasas de interés (ganancias) de los bancos a los préstamos de vivienda particularmente (evitar impagos de hipotecas mediante la baja de la tasa de interés y refinanciamiento tanto de hipotecas con los propios bancos como de los bancos privados, evitó la crisis de la banca pero perpetuó la burbuja inmobiliaria y genera en la actualidad una situación incómoda en la que casi nadie puede acceder a un préstamo, pues los salarios se estancaron mientras que los precios inmobiliarios siguen boyantes y puede que las pérdidas que se evitaron entonces prevengan ganancias en la actualidad)
  • Bajó las tasas de interés del INFOCOOP (el dinero de INFOCOOP proviene de las ganancias de la banca pública y son de alguna manera fondos mágicos que se pueden utilizar a gusto y placer del mandatario de turno, el sindicato de esta institución fue disuelto a inicios de la década pasada y está por verse cuándo el manejo de las finanzas de esta institución se descubra como un gran robo al erario público, aparte de las especulaciones en teoría los préstamos de esta institución van directo a la producción por lo que deberían haber afectado positivamente a la economía pero los datos son desconocidos para el público en general)

Crisis Politica Actual

El Dólar es para Costa Rica lo que el Euro es para Grecia. La devaluación de la moneda nacional es un instrumento de política monetaria que en teoría, y ahí me corregirán los economistas, sirve para nivelar los desbalances en la balanza comercial de pagos. Tiene en términos más prácticos efecto sobre el valor de los bienes importados y los bienes que se exportan hacia otros países. Entonces de devaluarse el colón como expresa e implícitamente se ha intentado hacer en Costa Rica mediante las compras de Dólares por parte del Banco Central, se mejoraría la competitividad de las exportaciones en el extranjero, generando a su paso incremento en las actividades productivas dedicadas a la exportación y con ello el empleo y el dinamismo de la economía. Los problemas de aplicar esta medida más extensamente de lo que ya se ha hecho es que impactaría la inflación que tanto le ha costado mantener baja al Banco Central.

El costo de que el Banco Central se mantenga limpio e independiente es que el gobierno de Laura Chinchilla se ve pasivo ante la falta de dinamismo de la economía y por tanto incrementa el descontento de la población con el manejo del país. El costo financiero se pasa a lo político y es mediante un paquete de impuestos que se pretende evadir tener que tocar la inflación.

Pero me parece a mí que además de que no se quiere tocar la inflación el problema mayor es que no se sabe cuánto en verdad costaría devaluar la moneda. Cuánta es la cifra de millones de millones de colones que se necesitarían para contrarrestar los efectos que las bajas tasas de interés en EEUU imponen sobre el régimen cambiario costarricense. Esta cifra no se conoce, no se sabe cuánto costaría y por eso es mejor no hacerlo. El presidente del Banco Central intentó imponer una cifra cualquiera y esperó que el efecto psicológico de que el Central compraba el excedente de Dólares hiciera el resto del trabajo, pero no funcionó. No somos Grecia pues tenemos nuestra propia moneda pero luego de esta crisis queda en evidencia que el margen de acción de nuestro Banco Central es sumamente reducido y esto tiene un impacto real y tangible sobre la economía costarricense (recordemos que la inflación bajó durante la crisis y no por acciones del Central).

La crisis que vive el gobierno de Laura Chinchilla no se da porque Laura sea una incompetente, aunque sí sea incompetente, no es un problema de liderazgo, aunque no sea la líder inspiradora que necesitamos. El problema es un problema económico que se transformó en político gracias al incremento de gasto pre y post crisis, y que ahora que es un problema político hace que se agrave el problema económico. La oposición quiso usurpar el poder al ver como la aparente prosperidad de Costa Rica se iba al caño pero la oposición no tiene propuestas, solo tiene oposición. Bajo el mando de la “Alianza por Costa Rica” no nos espera nada bueno ni nuevo. Será que somos los libertarios que Otto Guevara quiere o los izquierdistas de Ottón Solis, posiblemente seamos sobre todo los oportunistas del PUSC que mediante estas jugarretas se han vuelto a poner en la vista de todos y con semejante crisis, los robos de Miguel Ángel los cambia cualquiera a cambio de mayor dinamismo económico. Sin duda alguna el PUSC retomará una porción grande del pastel político basado en nostalgia por el pasado y la imagen que Fishman se ha creado para si esta vez.

Lo cierto a final de cuentas es que la única salida es probablemente un camino difícil que tendremos que meditar, e involucra a todos los costarricenses. Lastimosamente somos más pobres de lo que pensamos ser y tenemos que aceptar esto antes que podamos hacer un verdadero cambio. Somos menos creativos e innovadores de lo que creemos ser y tenemos que generar el espacio para que se de la innovación. Tenemos menos justicia social de la que creemos tener, somos menos amigables con el ambiente de lo que creemos ser, jugamos peor fútbol de lo que soñamos jugar… También podemos pretender ser ricos, inteligentes y naturistas unos años más y darnos cuentas al final de cuentas que por no someter el ego a revisión perdimos todo lo que nos había costado generaciones construir y sin duda nos costará generaciones reconstruir.

-.-.-.-.-.-.-.-.-

(1) El efecto del “gringo mágico” causó además consecuencias que perdurarán mucho más tiempo en la economía costarricense. Por un lado creó una burbuja en el precio de los terrenos y por otro lado incrementó el costo de materiales de construcción tradicionalmente mucho más accesibles por ser de producción nacional como el cemento (el costo del cemento a nivel mundial ronda los 65 dólares/Tonelada métrica en Costa Rica el precio supera los 170 dólares/Tonelada métrica) y la madera que ha visto aumentos constantes en los últimos años. Este costo de las materias primas perpetúa los costos inflados de las casas y hace que sea inaccesible un préstamo hipotecario para el común de las casas. Un gran problema si se considera que gran cantidad de las ganancias de los bancos privados en Costa Rica provienen precisamente de esta actividad. Si la burbuja no se rompió fue por el manejo que se dio de los recursos durante la crisis.

(2) Si la gran cantidad de dinero que está entrando al país no se aprovecha en crear valor nacional, industrias que sean nuestras y que nos hagan ricos, llegará el momento que la llave se cierre y seremos un desafortunado caso de un país que llega a ser viejo antes de ser rico y eso es algo que tenemos que entender a tiempo para tomar las medidas del caso.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: