El Tamalero

El Tamalero.

Opera cómica, sin música ni canto.

 

 

El Alcalde de San José don Johnny Araya, en sus jornadas demagógicas, dentro de la tradición más añeja de los caudillos de pueblo, cierra las calles principales de la Ciudad exacerbando  el ya de por si extenuante congestionamiento vial.

Esta vez lo hizo para realizar una tamalada. (Repartió tamales de cerdo a los asistentes).

 

Ha sido una larga, larguísima, permanencia de este líder populista en el puesto de alcalde. El resultado no ha pódido ser más siniestro, San José es un verdadero martirio para quienes pasamos por la Ciudad.

 

Su política ha sido el de cerrar los ojos a los problemas del tráfico, esquivar el cuerpo a los problemas de transporte remunerado de personas y olvidarse del propósito principal por el cual una ciudad existe. Lugar  de residencia  y de actividad económica y social para sus habitantes.

 

También se ha olvidado de la calidad de vida de los habitantes de la Ciudad, a quienes los ha convertido en parias. Además ha invertido el proceso del valor de las propiedades o en su mayoría en desuso o subutilizadas.

 

Ha ido poco a poco estrangulando la ciudad, cerrando calles y construyendo alamedas peatonales, que en otro contexto serían bendición y bienestar para los habitantes. Hoy San José es una ciudad esclerótica, casi sin circulación, para entrar, para salir o para pasar a través de ella los conductores son sometidos a una prueba traumática de exacerbación nerviosa. Horas de intenso tráfico, con presas continuas, en calles casi destrozadas.

 

En quince años o más que tiene al frente de la Alcadía ha reparado sólo tres avenidas de las poquísimas que aún tiene habilitadas para la circulación vehicular.

 

Nunca fue capaz de terminar la Avenida Segunda cuya ampliación se inició en 1955. Hoy en día continúa terminando en un embudo satánico, donde de seis vías se pasa a dos vías, una de las cuales está sobre la línea del tren y acompañada de una parada de buses.

 

Nada más denigrante que las paradas de buses en San José. Cualquier acera de menos de dos metros de ancho se convierte en parada, además llenas de huecos y charcos, sin aleros ni mucho menos asientos, a veces con inclinaciones peligrosas,nos dan la impresión de haber llegado al infierno. Las angostas aceras las  ha llenado de tramos de ventas de toda clase de golosinas y otras pequeñeces, con los cual el peatón debe dejar la acera para poder adelantar.

 

Las paradas de taxis en la única avenida de paso Este Oeste, la avenida primera, hace casi imposible la circulación entre las calles 11 y 9. Donde le parece al transeúnte que ha llegado a la zona roja de la ciudad dado el espectáculo que da el turismo sexual a vista y paciencia de todo el que pase.

 

Más adelante encontrará también, después de haber pasado por la zona de descarga de carnes y pescados del mercado central, los mercados de pulgas más denigrantes y deprimentes que uno pueda imaginar. Y la avenida continua hacia el norte no es menos incómoda y sucia, y es exclusiva de buses.

 

Una ciudad es también una solución económica para los problemas de un país, cuya principal función es ser eficiente y como todo medio económico debe producir eso: bienestar.

 

Todas las ciudades del mundo se preocupan de la velocidad de la circulación. San José duerme en un letargo de setenta años o más. Cuando uno toma un bus le parece que el tiempo no ha transcurrido, los personajes de la escena y su comportamiento son idénticos a los del año 50 del siglo pasado.

 

¿Este populista de viejo cuño podrá llegar a ocupar la Presidencia de la República en el próximo período? ¿Qué estaremos pagando para merecer esto? ¿Será nuestra indiferencia? Esa frase tan frecuentemente escuchada. “Yo ya no volví a San José, es horrible”.

 

Por favor, en Palmares no necesitan un alcalde, tal vez don Jonny haría un buen papel allá, repartiendo tamales y haciendo festivales de la Luz.

 

Pan Y Circo

 

 

George Zenemix

Diciembre 5 de 2011-12-05

Anuncios

2 comentarios

  1. Estimado Don George ZX: sus comentarios-analisis los considero muy acertados. Lástima que NO existan más “Indignados” o “Berrincheros” que tomen la espada de los Derechos de los Ciudadanos para cuantificar financieramente la claudicación de la CCSS ante las exigencias extremas de los Anestesistas (después vendrán los otros Médicos, Enfermeras, y hasta los Contadores (por estar más de 8 horas sentados en su trabajo)) pidiendo “Vacaciones profilácticas”; asi como el cerrar las principales calles de la Capital durante el día.- No podemos “pensar” que esos trabajos se pueden hacer de noche, cuando el tránsito baja. A los Ticos solo nos que del “derecho al berreo”, y solo pocas personas lo utilizan!!!!

  2. ¿por què, nosotros los costarricenses, no nos orgullecemos de nuestra ciudades o pueblos? A un extranjero no se le dice “vamos a conocer San Josè”, al contrario lo alejamos en lo posible. los gobiernos de las Municipalidades padecen de lo mismo ¿para quê estân? algunas municipalidades estàn llenas de corrupciòn sus dirigentes de turno, a veces de un perìodo muy largo, creen que es de su propiedad, es un lugar para lucrar. Revisen un poco lo que ha pasado en Guanacaste por ej.Asì podemos decir ¿què nos pasa? roheji

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: