Elecciones 2014 : El espectro político

El espectro político para las elecciones del 2014.

Espectro tiene dos acepciones, es una banda o gama de colores como resultado de la dispersión de la radiación solar, pero también es un fantasma o visión, por lo común horrible.

 Ese es el panorama que se le presenta al elector costarricense una banda de colores partidarios entre los cuales hacer la elección presidencial en febrero de 2014 que más parece una visión fantasmagórica, que a la mayoría del pueblo le está pareciendo espeluznante.

Veamos por qué decimos esto.

Las figuras políticas se muestran difusas, borrosas, igualmente los partidos políticos parecen extinguidos, si no al menos, parpadeantes, sin ninguna orientación ideológica y con escasa proyección en el sentimiento popular.

El común de la gente repudia y desprecia, tanto a los políticos como a sus partidos, porque por muchos años éstos han engañado y  elevado a los cargos públicos a personas  poco escrupulosas que han sido capaces de lucrar indebidamente haciendo mal uso del poder que se les ha otorgado.

Es por eso que ya muchos no creen ni en las figuras ya veteranas ni en los neófitos que pretenden adquirir prestigio y configurar una personalidad presidenciable.

Ya son muy pocos los que en verdad están creyendo que mediante las elecciones nacionales se logra una representación popular capaz de producir un gobierno democrático. Una gran parte ya no cree en las elecciones y se niega a votar, mientras otra sencillamente lo hace pensando en sus intereses económicos personales, ya sean estos de muy alto nivel o el grueso de la masa popular que recibe ayuda social y teme perderla. El llamado clientelismo político mueve la mayoría de los votos.

Pero no solo la democracia está en juego, también la cohesión social fundamentada en la adhesión tácita en los ordenamientos jurídicos y de valores éticos, puesto que las autoridades han perdido legitimidad y sumisión subalterna. Hay un espíritu de rebeldía individual manifiesto en el deseo de romper cotidianamente la norma social y también las leyes para lograr el beneficio propio o de grupo.

Al ponerse en peligro la cohesión social se está a las puertas de una desintegración social que podría generar violencia de cualquier tipo, la cual estará totalmente desligada del número de autoridades policiales existentes, las cuales por el contrario podrían tender a actuar en sus propios intereses y abonar la desintegración y la violencia.

Según el panorama observado el proceso de elecciones del 2014 no tendrá ningún efecto positivo y por el contrario podría constituirse en el detonante de la explosión social.

 G.Zenemix

julio 28 del 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: