Elecciones 2014: Democracia secuestrada

Elecciones 2014: Democracia ultrajada,

debilitada, violada y secuestrada.

Decíamos en una post anterior a éste los siguiente: “Ya son muy pocos los que en verdad están creyendo que mediante las elecciones nacionales se logra una representación popular capaz de producir un gobierno democrático. Una gran parte ya no cree en las elecciones y se niega a votar, mientras otra sencillamente lo hace pensando en sus intereses propios”

 

Los electores percibíamos que al interior de los partidos políticos se está dando una franca descomposición social, una anomia, en la cual los ideales y los valores han dejado de existir, para dar paso a una lucha por el poder cuyo único fin es el lucro particular de los actores.

 

Vemos como los políticos cambian de partido buscando el sol que más calienta sin importarles un pito su propia concepción doctrinal e ideológica que debería ser el motivo principal de su actividad  en la vida política de la nación.

 

Pero toda esa turbia actuación política que observamos desde afuera hoy ha sido develada por un actor principal en uno de los partidos más cuestionados por la actuación delictiva de sus máximos dirigentes. Así el propio candidato del partido Unidad Social Cristiana nos ha dicho sin ningún rubor que en ese partido se encuentran aquellos que quieren destruir la democracia. Sus palabras han sido estas: la democracia está en cuidados intensivos porque los responsables de velar por ella la ultrajaron, la debilitaron, la violaron y pretenden mantenerla así, secuestrada, para favorecer intereses personales o de grupo que yo no puedo cohonestar”.

  Lo que observamos desde la rivera y que a veces tratábamos de olvidar ha sido crudamente manifestado por un testigo de excepción, nada menos que por un candidato a la Presidencia de la República. Si alguien todavía guardaba alguna ingenua duda ya no hay manera ni real ni imaginaria de no saber la verdad. Y no se nos diga que este partido es excepcional, desgraciadamente el mal es generalizado.

 

Los partidos de la derecha el PLN y el Libertario son caldo de cultivo del dengue político que tiene enferma a Costa Rica y que amenaza con hacer morir la democracia en nuestro país.

 

En el partido Acción Ciudadana, otrora proclamado verdadera o hipócritamente como el partido de la honestidad, hoy vemos que los candidatos escogidos para ocupar las curules en la Asamblea Legislativa son aquellos que le han brindado ayuda al candidato para obtener su nominación, no importando su moralidad en la función pública, en gobiernos de otros partidos, ni su filiación política anterior que en algún caso ha pasado desde la extrema izquierda  hasta la extrema derecha buscando prioritariamente su disfrute personal.

 

En el partido Frente Amplio, donde encontramos tal  vez  la mayor consistencia entre actividad política y pensamiento doctrinario, encontramos también vicios viejos que nos llegan desde el anquilosado partido Vanguardia Popular en donde reinó por muchos años el clan de la familia Mora Valverde. Al tal extremo llegó esa dominación que cuando don Manuel estaba ya casi en retiro los dirigentes del partido decidieron elevarlo a presidente del partido, lo cual para don Manuel fue una ofensa ya que lo relevaban de Secretario General, y decidió dividir el partido antes de aceptar la disciplina que se le exigía a los miembros de dicho partido. Esa división es la que dio origen a lo que es hoy el Frente Amplio en donde hoy de nuevo observamos en la nómina de candidatos a la sobrina de don Manuel hija de don Eduardo y esposa del señor Merino recientemente fallecido.

 

El señor Merino no seleccionó a su esposa  para sucederlo en el cargo, con mucha sabiduría dejó la curul en manos de un asesor que él observó capaz y que solo en la función ha derrochado inteligencia y coraje.  Si no hubiera tomado esa determinación tan acertada hoy estaríamos a las puertas de la muerte política del Frente Amplio.

 

La democracia de Costa Rica hoy en manos de los políticos corruptos está muy bien tipificada por el candidato Hernández cuando dijo: “Esta no es la democracia con que sueño; éste no es el partido que siempre defendí. Esto no es lo que quiero para Costa Rica.” 

Yo la generalizo porque eso que el denunció está desgraciadamente en todos los partidos políticos que hoy nos presentan sus nómina para que elijamos los gobernantes democráticos y representativos de todos los costarricenses.

¿Nos revelaremos los costarricenses  honestos ante tanta ignominia? O haremos todos lo que hizo el candidato Hernández regresando al redil con el rabo entre las piernas y desde ahora con la boca callada para siempre.

 

George Zenemix

Octubre 6 de 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: